Saturday, October 30, 2010

Charadas para una oruga.

‘¿Cosiste los lunares en la piel?... ¿a que no? ¿Ves cómo eres?’

COdU no había nacido para coser, claro. Ella no era una mujer normal, ni siquiera se consideraba una mujer, y menos normal. Coser lunares... fíjate tú... coser lunares durante toda la tarde... eso ya lo habría hecho Paul Éluard copiando a Tzara, o quizás Dios en su sexto día creativo... no, ni mucho menos... COdU pensaba siempre en que quería ser la aguja, pero una aguja como un estilete o como un cuchillo traicionero.
•••

Un día de higos, eso quería COdU, un día de higos y orejones amarillos, de mareos después del chaparrón y los paraguas... todo para poder decir con ganas: ‘¡Qué mal está todo, qué mal, coño!’. Porque a COdU no le gusta que algo le parezca bien.

•••
Si una recta... ya la hizo Pitágoras un día de verano. Si una manzana... Newton. Si una frase ingeniosa... me suena de Marcuse o de Tagore. Si un gesto... el mismo de Dalí. Si un silbido... es de Mozart. Si un poema difícil... me suena de Valente...
COdU apenas podía dormir de tanto darle al Sur de cada Norte.

•••
Gruñó mientras miraba el último pecado de Fellini, una peli famosa y acogida por todo ese mundillo de las pelis... y le dolió el sobaco como duelen las muelas navideñas... pensó y supo enseguida que aquello era una estafa en celuloide... luego pensó que no iba a decir nada... es mejor no meterse con los popes.
COdU compró avellanas y caminó comiendo por Pigalle. ‘Comiendo caminando... dos gerundios’, se dijo.

•••
‘¿Es que sé o siento envidia?’... se preguntó en la cama aquella noche de todos los demonios.
‘Si es que sé, debe ser petulante mi postura... si es envidia, quizás sea lo de siempre’.
Soñó con Anasagasti hasta que vino el alba.
COdU sudaba frío.

•••
‘Debiera dedicarme a dar lecciones en el Liceo, que ya va estando de más ir dando ejemplo por las calles’... y se compró una sombra de ojos en Part-Dieu... estaban en oferta.

•••
‘El arte debiera dictarlo yo... ¿por qué no me hacen caso?’.
Aún no sabía COdU que hay varias diletancias y algún punto de vista inexcrutable... tampoco se acordaba del juego singular de descontexto.
Estornudó y una gota de orín manchó sus bragas.

Sunday, October 24, 2010

No sé reposar...

Os dejo este cuadro, que está sin rematar aún, para que os hagáis una idea de la línea que pretendo exponer.
Ya me diréis si os gusta.

Llegaron Urce y Sol con sus nuevos libritos nuevos, “Puedo empezar así” y “Harto de dar patadas a este bote” [respectivamente editados por ‘Renacimiento’ y ‘De la Luna Libros’], y con saludos ‘Marinos’ emeritenses [ese tipo que edita mi novela nueva –si es que puede llamársele así– y que no hace más que decir que no vamos a vender ni una... ¡ay!, tonto... que dos o tres ya venderemos]. También me llega la noticia agradable de que la presentaré el próximo día cinco de noviembre en Mérida y que me hará la entrada el gran amigo José María Cumbreño, lo que me llena de alegría.
La verdad es que no pude atender demasiado bien a mis amigos, porque llevo todo el fin de semana con un dolor de cabeza insoportable que solo dio para unas cañas y poca conversación [preparar mi próxima exposición me llena de miedos y de malestares, de inseguridad y de trabajo, pues es exactamente igual que el remedo de novela en el que me he metido, una historia sin principio y sin un final que se presente aceptable o, por lo menos, que yo lo sienta digno]. Lo mejor es que mis amigos llegaron mientras estaba trabajando en unos cuadros últimos y dejaron comprado y pagado uno que les gustó [aunque aún no le he dado el remate].
Cuando me meto en un asunto nuevo no sé reposar, y es lo que me está sucediendo con la exposición, que me he metido en faena y tiendo a complicarme la vida en la medida en que voy viendo aparecer las imágenes sobre el cartón [estoy trabajando con cartones gruesos prensados en tamaño grande]... apenas puedo dormir y no veo el momento de tirarme sobre la mesa de trabajo para experimentar, estropear, garabatear, escribir sobre los cuadros, recortar y pegar... es como una droga dura que tiene efectos físicos sobre mí... y me queda poco menos de un mes para rematar mientras siento que lo tengo todo a medias y que no llego.
Por la mañana me vino a buscar Urce a mi estudio y nos subimos a tomar unas cañas a PdT y a charlar un ratito... nos contamos nuestros problemas y nuestras ganas, hablamos de amigos comunes y de proyectos, pusimos sobre la mesa algunos ratitos de literatura y hasta algunas guindillas de política actual... y acompañamos las cervecitas con tapitas de salchicha, lomo y calamares.
A esta hora ya van camino de Madrid y yo estoy como sin ganas, tiraíno, pero con esa picazón de cuadros por hacer que me alucina.
Dejo la escritura y vuelvo al tajo de enredar con cartones y tinta china... y me duele la cabeza... entera... y mira que la tengo grandona.

Wednesday, October 20, 2010

Resina... [ensayo de poema para Abraham Gragera]

Con Verónica Blázquez, Miguel Miñana, Higinio Mirón, Cipriano González y la esposa de Higinio después de la presentación del libro sobre Pedro Mirón [fotografía de Luis Fructuoso].
Me caen bien estos tipos.

Resina en cada cuerpo, una resina densa que acontece y adhiere a unos con otros, que no deja ni espacio para el aire preciso... resina que enturbia al tú y al yo, que incapacita y aletarga porque obliga... resina en unos ojos, en un gesto de afecto, en una blusa, en dos manos asidas, en un par de palabras, en cada toma y dame... resina que hace pares dispares que no quieren, que hace heridas eternas e incurables... resina como tú y como yo, como cualquiera que se extienda o se encoja, que se haga espiral e incluso se haga un muerto...
¿Por qué tan pegajosa esa cruz de los brazos, lo blando entre las piernas, el filo de una falda?, ¿por qué todo ese instinto de seguirnos y atarnos y no dejarnos ser, ni estar, ni poner, ni hacer?, ¿por qué tanta resina de cada herida abierta o de cada amor, de cada rama nacida o de cada brote tierno?
‘No sé lo que te pasa, no entiendo’, le dice cada noche... y son las chimeneas las que responden siempre con olor a comida, con sensación a llaves que lo han cerrado todo, con su ruido de puertas y algo de laberinto que no deja [que no ceja].
Te vas poniendo viejo, capitán, y ya apenas oteas sino tu propia muerte... que ya los barcos no son lo de antes, ni el riesgo, ni la pesca... que ahora todo es industria de los hombres y un montón de lascivia en cada viento.


:: Barco unifamiliar con proa al sur. Magníficas vistas abisales en invierno ::

Monday, October 18, 2010

Como Corisco o la isla del tiempo [mi homenaje pequeño a Emilia]

Como Corisco o la isla del tiempo... y también frugal como un sin nombre.
Hay un puente fatal que separa el ardor de lo que ya haya sido, el pálpito del palor, el siendo del simple no ser... pero el problema es lo que dejas y lo que te dejas... el problema o la suerte, claro.
Roscas calientes y olor a café, sandalias pensadas en invierno, la culpa, el ricino del tiempo encapotándose, la pasta de betún [¡su olor!], el caroteno, las furcias de verdad esperando luciérnagas en el local de carretera, el plinton y las alas de ángel con gomitas... Corisco en el aparato de radio y también en la cabeza, pero de otra forma... la monja enana subiendo al árbol, La Castuera [siempre la nombraban en casa], limones verdes ácidos, claveles, el ron de medianoche, Coltraine, Malou, lo yermo, vinagre y berberechos, Garbage, lilas, hierba... también rocas calientes y helados semifríos... desinfectante, azúcar, membrillos, clavo, enconos... la luz de media tarde retira a las muchachas de las calles y hace un frío industrial que aparca el tiempo... desvanece el paisaje la noche que se encima y hay remanso de mantas y de cenas golosas a las diez, siempre a las diez y siempre a la luz tenue de un techo que acoge y deshereda... la luz de media tarde retira a las muchachas hacia los barrios roncos de los trabajadores, las archiva en camastros cubiertas de edredones y gatos de peluche...
Aún silba el capitán en la cubierta y vuelan a su lado las últimas gaviotas como pañuelos blancos... el mar busca sus rizos y me hago una sonrisa de latas viejas y óxido... no sabe el capitán que flota tierra adentro.
La clave está en la línea de los montes del fondo, te lo dije, en línea quebrada de los montes... allí vive la huida y habita el otro lado, te lo dije, ¿no recuerdas?... desde ese justo allí la vida es otra, la mujer es otra, la soledad es otra... ¿pero es que no lo ves?... allí, justo en el fondo, donde se piensa el mar y el otro lado suyo, donde todo es más grande y más intenso... allí, ¡coño!... ¿pero es que no lo ves?... de aquel allá quisiera las copas de los árboles y el nudo de los ríos salvajes, el viento en los oteros que enseñan los océanos, los pastos en las tardes larguísimas, el acento... y turbarme mirando el horizonte de acá predeseándolo... ¿es que no puedes verlo?, si basta imaginar para asombrarte... me dijo el capitán y bebió un trago de cerveza barata marca blanca.
Pongamos proa allá, viejo... me dijo.
Yo sonreí.
Callamos.

Tan solo hay tiempo...

17 de octubre de 2010.
El termómetro digital de la puerta de Lamagrande marcaba 29 grados centígrados a las diez y veintisiete, aunque mi coche, algo mejor puesto al día, marcaba ocho grados... pero no importaba, porque la verdad es relativa en un mundo científico que basa sus parámetros en acuerdos unánimes... ¿qué más dará 29 que 8, si el cuerpo siente exactamente lo que siente?... y llegué hasta mi estudio con ganitas de hacer y las manos mojiconas [estoy preparando algo para exponer en NOTESALVES allá por diciembre]. La verdad es que no tengo trabajo elaborado presentable y me va a tocar darle un empujón de forma a lo que haya, y ese trabajo debe ser fruto de un juego largo de acierto/error enredando con técnicas distintas y mezclando procesos o descontextualizándolos. El caso es que me lo estoy pasando bien en este proceso enreda, y además tengo visitas frecuentes de Albertito [que me animan mucho]. Ya he decidido que, si se vende algo de obra, todo lo recaudado irá íntegramente a los fondos de SBQ, así que pondré precios baratitos y asequibles a cualquier bolsillo.
La verdad verdadera es que tengo bastante miedo escénico a medida que se acerca la fecha de exponer, pues sé quién soy y lo que hago, y ese saber me llena de pudor [que a ratitos se mezcla con gotitas de vergüenza] y eso me ha llevado a intentar en un par de ocasiones que la exposición se anule, con la respuesta constante de mis amigos notesalveros de que tengo que exponer y basta... en fin, ellos sabrán lo que hacen y por qué lo hacen.
El caso es que he vuelto como loco a las tintas aguadas y a los cuerpos femeninos desnudos, pero esta vez buscando tamaños mayores y presentaciones distintas sobre fondos lisos de cartón prensado... y juegos de grafías con o sin sentido, que me encanta emborronar lo que parece acabado... y junto a todo ello, la picadura cabrona de una araña en la espalda, cierta doblez de riñones por persistir en una posición complicada para trabajar, tos a ratos [restos del naufragio pequeñino de salud de hace un par de días] y tabaco a manta.
Y en el entremedias, una conversación sobre la palabra ‘blando’ unida al trabajo creativo [tan jodidamente redonda como ‘glande’ o ‘muslos’], las cuatro voces de Arturo para decirme que salió uno por la tele diciendo que hay que trabajar más y cobrar menos... y llevaba americana y gafas.
•••
18 de octubre de 2010.
Me desperté asustado por el sonido insistente del teléfono... era mi hija, que llamaba desde Helmántica con una voz de ultratumba para decirme que había pasado la noche fatal, vomitando constantemente, y que se sentía mal. Noté que estaba asustada e intenté animarla. Corrí a resolver mis cosas de primera hora y a dejar a Gui en el cole, volví a llamar a mi reinita para ver si evolucionaba a mejor y tomé la decisión de salir por pies a buscarla y a traérmela a casa. El viaje fue cabrón, porque cuando no estoy preparado para viajar, y tengo que hacerlo, lo paso fatal. Corrí como nunca por la autopista nueva y en un poquito más de media hora ya estaba abrazando a mi chica, que tenía mala carucha. Nos tomamos un café calentito y vinimos a Béjar, donde la sentí mejor, debe ser porque aquí se encuentra arropada y percibe seguridad. Le hice una sopa calentita para que comiera algo y se tumbó a dejar pasar la tarde en el sofá.... pero lo peor es que me enteré de pronto de la muerte de Emilia, la esposa de Polo, una mujer linda y encantadora que se nos ha ido con 47 años y dejando a dos hijas preciosas e inteligentísimas. Confieso que se me saltaron las lágrimas al conocer la noticia.
La vida a veces es verdaderamente cabrona y nos da golpes duros y nada soportables.
Mi abrazo más emocionado para Polo y sus hijas, y todo mi afecto envuelto en este sentimiento de rabia e impotencia que me nada ahora mismo por dentro.
No hay Dios... tan solo hay tiempo.

Thursday, October 14, 2010

De cierto malestar y un cabreo telúrico.

El cuerpo otra vez, el cuerpo con esa sensación de malabares que llega en los otoños, con ese recordarte [por si acaso] que tienes una garganta y dos pulmones, que hay un algo ancestral que te protege de esas microinvasiones generales que llegan con el frío. El cuerpo otra vez, como ya digo, espasmándose en toses y tiriteras, jugando a estar quebrado en lo pequeño y bastante a disgusto. Ya conté alguna vez que me gusta este estado pasajero de malestar, que lo disfruto mucho porque me hace atender a que estoy vivo a pesar de las flemas y los ayes, me gusta percibir que el lacrimal aún tiene líquidos, que hay músculos pequeños en el cuello que nadaban sin más en el olvido, que hay una geometría en los riñones y algún gozne secreto en las rodillas...
Vamos, que estoy pillando gripe o catarrete, que no sé qué será, y tengo sudor frío y un singanas, y bostezo y camino dobladino como en un acurruque, que siento en algún tramo ganas de vomitar y no lo hago... y que voy a ponerme una manta esta noche para el sueño.
Lo peor [o quizás lo mejor] es que ahora fumo menos, pues el tabaco me resabe a rayos, aunque no puedo más si pasa un tiempo y me enciendo un pitillo por si acaso [a las dos caladitas le doy fin de puro asco].
•••
Los mineros... la hostia... qué pedrada en la sien, coño...
Llego al cafetear de primera hora justito cuando llega el menda que reparte la prensa... que si Dios, que si héroes, que si el triunfo de Chile, que si la madre Tierra parió a los hombres uno a uno, que si los hijos, que si las mujeres, que si un crucero y una de palco en el Bernabéu, que si unas velas encendidas y algunas lágrimas, que si qué triunfo... mil quinientos periodistas desplazados, contratos de exclusividad, una peli, récord Ginness... una puta mierda... pero ningún medio hasta ahora ha hecho un análisis de la situación real de los mineros chilenos, ni de los chinos, ni de los peruanos, ni de los sudafricanos... nadie ha sacado una lista de las faltas flagrantes de los oscuros patrones a las más mínimas leyes de seguridad en el trabajo, nadie ha sacado una lista de las empresas que incumplen los mínimos de seguridad junto a los nombres de los que realmente se llevan los dólares, nadie ha explicado la responsabilidad del gobierno chileno comparada con el dinero que le reporta la explotación minera, ningún medio ha hecho un trabajo de investigación serio para contarnos cuántos mineros han perdido la vida sepultados en el último año... es todo una vergüenza de lesa humanidad arbitrada por la bicha mediática, justo la que ahora se encargará de endiosarlos, enriquecerlos, hacerlos caer y arruinarlos... la que los hará víctimas y los destruirá de seguro amparándose en su falta de formación y en las migajas... destruirán sus familias y les tocará los cojones... pero es lo que quiere la masa informe, drama e historias truculentas... nunca verdad, jamás razones.
A más de uno de esos mineros, en unos meses, les vendrá la razón a decir que lo mejor hubiera sido haberse quedado en el fondo de la mina para siempre... estoy seguro.

Tuesday, October 12, 2010

Apuntes de mi cuaderno.


• Que haya pan, aunque sea ligado a unas cadenas que se extiendan a grillos dolorosos en las muñecas... pobre Hombre... siempre buscando alguna fe y quedándose a vivir en una nostalgia. Que haya pan, solo eso... y tantas veces.

• ¿Por qué siempre llegamos viejos a todo?

• Si todo fuese tan fácil como abrir el paraguas para que llueva...

• Cuando uno muere, también muere su eternidad.

• Hay tanto hombre que solo percibe la vida cuando la está perdiendo.

• Hoy tuve el gusto de conocer a los padres de Juan Carlos Martínez Peña y notar bien cerquita el sentimiento intenso que se trajina en ellos. Su madre, que se llama exactamente como la mía, Carmen, es un encanto lleno de sensibilidad... una sonrisa limpia, franca, bellísima... como silbar.

• Reír con tristeza se acerca bastante a la idea que tengo de belleza.

• Es realmente preocupante levantarte una mañana y notar que la tristeza se te ha quedado pequeña, como la ropa vieja.

• Lo escuché no sé dónde y me quedé perplejo... “hemos nacido para ser felices”... yo pensé: hemos nacido para parecer felices... y algunos, ni eso.

• ¿Las dudas tienen horizonte como los paisajes?

• Arrepiéntete siempre que creas llegar una verdad desde un error.

• Mientras que la Física enuncia en leyes la ‘regularidad’ de la Naturaleza, la Poesía deslegitima cualquier naturaleza de la regularidad.

• Querer ser independiente es una temeridad de quienes piensan [equivocados] que todo es posible... otra cosa es sentir una necesidad de independencia.

• Negar lo pasado es apoyarse indefectiblemente en ello.

• La abnegación, cuando no es cobardía es derrota.

Día parafernálico y por fin acabé con mi novela.

Día 11 de octubre.
Esta tarde acabé, por fin, la corrección de galeradas de mi novela [o lo que sea, que aún no lo tengo claro], y estoy francamente satisfecho por haber acabado el trabajo, aunque sigo teniendo mis dudas sobre si funcionará, sobre si sabré hacerme entender en el laberinto caótico que he montado. Mientras leía, a veces pensaba que lo leído no lo podía haber escrito yo, sobre todo en los tramos chorro, esos en los que se deja correr la escritura a su bola [o que parece que se deja correr la escritura a su bola]. El sentido final de todo consistía en demostrarme a mí mismo que no soy capaz de escribir algo verdaderamente digno... jajajaja... y creo que lo he conseguido, pues me ha salido una verdadera indignidad en la que he intentado esconder mis pocas virtudes y sacar a relucir todos mis defectos literarios... lo que sí puedo afirmar con convicción es que he elaborado una antinovela, he destrozado a conciencia la idea que me enseñaron sobre el género, he faltado a casi todas las normas con el fin de experimentar qué podía suceder... en fin... trabajo hecho y santas pascuas.
•••
Día 12 de octubre.
Por la mañana me quedé en la cama viendo el comienzo de la celebración en Madrid del día de las Fuerzas Armadas, toda una parafernalia ridícula en la que se puede asistir al desfile político más ganso y retrógado. Todos los poderes juntos en el mismo lugar para hacer una pantomima en la que también está representada, cómo no, la Iglesia Católica y sus cantos de sirena [había por allí un par de mangantes con bonete y los soldados entonaron una canción sacra]. El público asistente, como siempre, faltón hasta las trancas y rancio, gritando burradas hasta en la hora del homenaje a los ‘caídos por España’. Si no fuera tan triste, podría decirse que resulta realmente cómico verlos a todos juntos con el Rey y su hijo vestidos de soldaditos y pasando revista a todo y a todos con ese absurdo saludo militar que es como el gesto de un suicida.
Pero me divertí mirando ese resumen del aparato que nos lleva y nos trae, que nos hace y nos deshace... hombres simples y, en demasiados casos, formados para crecer en su justo provecho personal y no en el sacrificio por lo público... demasiadas ambiciones entre toda esa manada de fieras de colores diversos... y la certeza de que aún en este siglo XXI y en la Europa ‘moderna’ manda el poder genético y tiene un grave ascendente el poder religioso, poderes a los que casi todos los allí presentes se someten con sonrisas de tontos de baba.
Tal y como va la cosa, hubiera sido mucho más real ver junto al Rey y al representate del Papa a cada uno de los banqueros de este país y a tipos como el dueño de Zara o el presidente del Real Madrid... sería todo más de verdad.

Sunday, October 10, 2010

El desconocido que me visitó esta tarde.


Llamaron con insistencia a la puerta de la imprenta y salí a abrir... era una pareja de Madrid a la que no conocía, pero el tipo me trataba con mucha deferencia, con excesiva admiración y con bastante familiaridad... me dijo que era amigo de un conocido mío y fuimos a tomar una caña para charlar un rato.
Ya en el bar, me dijo: “Cómo me agrada conocerte, no te puedes imaginar... un tipo al que he seguido desde hace más de tres años, con el que he sentido fuerte y que me ha dado duro en las entrañas, con el que me he reído hasta casi perder la respiración, que me ha hecho llorar y entender, sobre todo entender... dame un abrazo, anda, que quiero sentir tu fuerza”... y le di un abrazo con bastante vergüenza... “eres grande, ¿sabes?, pero grande de verdad, ¿eh?... no como esos tipos que ocupan las páginas de cultura de los diarios nacionales... incomparable, eso es lo que eres”. Yo, la verdad, ya estaba sintiéndome bastante incómodo, pues el tipo hablaba alto y había gente alrededor que nos miraba [hasta su chica parecía apurada]... “tienes en mí un amigo para lo que haga falta, Felipe, para lo que haga falta... pídeme lo que sea y cuando sea, por favor... ¡Joder!, cuando le diga a mi gente que he estado con Comendador no me van a creer... menos mal que tengo a ésta de testigo”.
Le dije: “Muchas gracias, coño, pero me abruma que pienses así de mí, que te juro que de cerca decepciono... mira, se me ocurre que podrías echarme una mano financiando una beca solidaria de SBQ, ya sabes, la asociación que dirijo... son solo 180 euros que puedes pagarlos en plazos de 15 euros al mes... sería una bonita forma de...”... me cortó... “no lo tomes a mal, pero, verás, yo no creo en las ONG’s, me parece un universo lleno de falsedades y mentiras, de robos a mano armada... no es que quiera decir con esto que tus proyectos sean así, es cuestión de confianza, yo no tengo confianza en esas cosas... está todo lleno de sinvergüenzas... pero no te parezca mal, ¿eh?...”. Y le daba sorbitos a su vaso de cerveza mientras me sonreía ... “de verdad, Felipe, qué grande eres... en todos los sentidos, ¿eh?... y siempre diciendo verdades como puños, esas verdades que pocos se atreven a decirlas...”.
Pagué su caña, la Coke 0 de su pareja y mi mosto... y le mandé a tomar por el culo... mientras salía del bar le oí decir... “pero, Felipe, no te pongas así, por Dios...”.
Una mierda.

Notas de mi cuaderno de noviembre.

Me he dado cuenta de que hay ciertas palabras que, pronunciadas por uno mismo y hacia sí, te dejan en ridículo. Una de esas palabras es ‘artista’. ¿Qué es un artista sino lo que los otros consideran de él? Debiera estar prohibido que uno se autodenominase ‘artista’ ante los demás, pues hacerlo le llena de daño a uno mismo y produce sentimientos encontrados y no controlables en el de enfrente.
•••
No me gusta asistir a actos públicos de carácter cultural porque me suenan las tripas y arranco a sudar... pero también porque en este tipo de actos siempre se miente, se miente en todo... y hay bastantes individuos que solo van a beber gratis, a comer pinchos o a llevarse el librito de turno sin apoquinar la gabela precisa y necesaria.
Todos sonríen satisfechos ante las obras expuestas y sus autores [mientras comen y beben, claro], y al salir hacen mofa del trabajo que vieron, que no crítica... odio a los que no saben ni ser diletantes.
Tampoco me gusta ir a actos culturales porque el 90% de lo que te roza tiene que ver con el narcisismo.
•••
Llevo mal que el ‘artista’ lleve pose de artista siempre que hay algo de público, que la humildad y la naturalidad son condición imprescindible para ‘ser’ cualquier cosa en la vida.
•••
¿Por qué una obra necesita un entorno para ser vista mejor? ¿Es que el entorno cambia su valor?... si es así, maldita obra.
•••
Un hombre nunca es mejor que lo que se piensa de él.
•••
No me gusta salir con escritores, porque luego me pongo siempre enfermo y vomito [¿será el alcohol?].
•••
Si has crecido intelectualmente solo lo sabrás cuando aprendas a esconderte de los demás.
•••
Me gusta que la soledad me mire fijamente a los ojos.
•••
Hay cierto automatismo de la estupidez al que muchos terminan llamando ‘arte’.
•••
Tener reputación consiste en que alguien recuerde lo que hiciste.
•••
Quiero que me comprendan... soy tan vanidoso.
•••
La fantasía solo se troca en posibilidad en el verdadero creador.
•••
Ataca una dificultad y acabarás teniendo alguna tentación.
•••
Ser eficaz es decir exactamente lo que sientes, pero eso no supone que la respuesta que recibas contenga eficacia.
•••
El viento se hace avaricia en tus cabellos [un apunte].
•••
Trabajar sin ideología es pura nada.
•••
Las huellas que dejo jamás resuelven, y eso es bueno.
•••
Las persianas están tristes... ya es otoño.
•••
Sospecha de quien no se arrepienta de lo que ha escrito.
•••
Las flores en otoño son sexos viejos.
•••
La ternera me mira con ternura desde el plato.

Era tan jodidamente fácil...

"Amantes". Escultura de Juan Carlos Martínez Peña.
Inexistente otra vez, como siempre, para estos reporteros pacotillos y rumiantes que pasan sus noticias al corpus provincial de papel prensa, aunque en su descargo queda que esta vez no me recortaron de la fotografía del acto de Pedro Mirón, como ya hicieran en la presentación de aquel ‘Voces del Extremo’ tan efímero y puñetero que se organizó en esta estrecha maravilla... y es sana inexistencia si viene de quienes constantemente modifican la historia pequeña [probablemente sin malicia y por falta de luz... digo ‘probablemente’]. Lo peor es que borraron sin más un acto del arco cultural del día bejarano, un acto que me parece importante y significativo [probablemente también sin malicia y por falta de luz... era a las siete de la tarde de un sábado, hora difícil para la prensa, entiendo], la presentación de la exposición antológica del escultor salmantino Juan Carlos Martínez Peña en el sitio de ‘NOTESALVES’. Ya sabemos lo que hay y cómo se cuece, quién decide lo que se debe decir y cómo debe decirse, lo que debe aparecer impreso y de qué forma debe hacerlo.
Así que, a falta de verdaderos notarios de las horas, haré en esta entradilla un breve sobre el memorial dedicado a Juan Carlos para que no caiga en olvido el mes que nos queda a los bejaranos para disfrutarlo.
Vamos a ello:

Juan Carlos Martínez Peña nació en Salamanca en 1957 para ser escultor y nacionalizarse sin duda alguna en la sensibilidad, siendo un empeñado en la búsqueda constante y un auténtico experto en abrir caminos plásticos donde encontraba fronteras cerradas.
De familia de artistas [sus padres son pintores], enseguida mostró su facilidad para la forma, consiguiendo con pocos años alzarse con uno de los premios al Arte que otorgaba la entonces Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Salamanca. Su formación se concretó en Sevilla, alcanzando la licenciatura en Bellas Artes, en la especialidad de escultura, en la Facultad de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría, y graduándose en Talla Escultórica en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos. Extendió su trabajo creativo tanto durante su periodo de formación como mientras desarrollaba las labores de profesor numerario de Modelado en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Sevilla.
Carlos fue un creador poliédrico que supo mezclar con verdadera maestría capítulos diversos y estancos de toda la paleta del arte... escultura, pintura, collage, cerámica... y siempre buscando que sus obras fueran poseedoras de un contenido intelectual, de un mensaje capaz de dar salida a todas sus preguntas. Destacó fundamentalmente con sus instalaciones, siendo el primer artista en romper la tradicional mirada sevillana al arte, teniendo el arrojo de ofrecer presentaciones de verdadera modernidad en un ambiente que se negaba a aceptar cualquier innovación, abriendo con ello un camino muy interesante a todos los artista que vinieron después.
Anecdótico, pero no por ello menos importante, es su trabajo para la cantante Martirio, a la que diseñó sus peinetas más conocidas, así como sus primorosos trabajos de restauración del Casino de la Exposición de Sevilla, La Giralda o el Palacio de San Telmo de la misma ciudad.
En la exposición ayer inaugurada se puede disfrutar de una interesantísima recopilación de varias obras del autor, así como de una importante colección gráfica sobre su obra que estoy seguro serán del gusto de quienes se acerquen a disfrutarlas.
Para este memorial se ha editado un libro/catálogo con la obra completa del artista que se acompaña de textos firmados por Pedro Alfageme Ruano, Martirio y Mayca Martínez Peña, así como se puede acceder a textos escritos por el artistas en épocas diversas, una selección de poemas escritos en viejos papeles por Juan Carlos [que completan una mirada diversa al autor], fotografías y algunos recortes de prensa que hablan de su paso, además de un DVD que recoge todo el itinerario artístico del escultor. Este libro/catálogo puede adquirirse en el lugar de la exposición.
La inauguración fue emotiva por la asistencia de sus padres y familiares diversos, así como por la presencia de muchas personas desplazadas desde diversos puntos de España para asistir a ella.

Era tan fácil como escribir esto y hacer un par de fotografías... incluso más fácil, coño... bastaba con pedir que alguien diera el texto mascado y prestase las fotos [que lo habrían hecho con mucho gusto]... pero parece un trabajo duro y tedioso, ¿no?... ¡a la mierda!

Instalación de Juan Carlos Martínez Peña.
"Ying-Yang". Escultura de Juan Carlos Martínez Peña.

Saturday, October 9, 2010

Recordando con emoción a nuestros muertos comunes.

Foto de la inauguración del monolito dedicado a los
masacrados bejaranos durante la guerra incivil española.

Ya acabó la presentación del libro sobre Pedro Mirón y debo confesar que hacía mucho tiempo que no me sentía tan sensible en un acto público y que no me temblaban tanto la piernas como hoy me ha sucedido. Estar entre personas que comparten la falta dura de un familiar por causa de injusticia, el ver a mi madre y a mi tía Antonia entre el público y sentir que algo extraño y profundamente emotivo flotaba en el ambiente... me dejó sin tablas posibles, titubeante y absorto, con un constante nudo en la garganta y mis ojos llenos de lágrimas. Pido disculpas a los asistentes por mi falta de entereza y les agradezco su atención y su respetuoso silencio.
Dejo aquí una copia de mi intervención y mi agradecimiento a Higinio y a su familia por haberme hecho partícipe de este acto.

TEXTO DE PRESENTACIÓN DEL LIBRO SOBRE PEDRO MIRÓN

Cuando Higinio Mirón, desde el afecto y desde la generosidad, me invitó a participar en este acto de reivindicación de la figura de Pedro Mirón, su padre, dije inmediatamente que sí por dos razones fundamentales:

1ª Me parecía un alto honor el poder formar parte de esta mesa, sintiendo por ello la consideración de mi amigo Higinio al ofrecerme tribuna y voz para el acto público más importante de su vida.

2ª Sentí inmediatamente que, al reivindicar la figura extraordinaria de Pedro Mirón, estaría reivindicando también la figura de mi querido abuelo materno, Felipe Sánchez Barbero, vilmente asesinado por la chusma fascista en los campos de Candelario y dejado su cadáver en el camino de entrada al pueblecito salmantino de Los Santos… un cadáver ya localizado extramuros del cementerio de dicha población, pero del que, en esta fecha, no podemos disponer por absurda orden judicial, lo que conlleva a que mi madre y su hermana Antonia no encuentren el descanso deseado de honrar dignamente los restos de su padre, mi abuelo Felipe.

Al plantearme mi intervención ante ustedes, valoré primero la posibilidad de centrarme en el personaje Pedro Mirón, haciendo glosa de su humanismo demostrado y poniendo tildes diacríticas en todo el proceso de su detención y muerte… pero enseguida entendí que esa labor pertenece totalmente a quien, con voluntad de hierro, encono y vehemencia, lo ha vivido, perseguido y estudiado: Higinio Mirón.
Luego valoré centrarme en la figura de mi amigo y compañero, en sus largos desvelos y en su lucha constante por conseguir una meta que venía marcada a sangre y fuego en su fenotipo de hijo admirado por la figura de un padre robado por el capricho asesino del totalitarismo franquista… explicarles que fuimos compañeros políticos durante una legislatura en nuestro ayuntamiento y que allí le sentí como uno de mis maestros por su arrojo y su alta capacidad de gestión, por su intachable hacer y por su fortaleza ideológica… pero enseguida me di cuenta de que eso quedaba patente en mi presencia en este acto…
Así las cosas, encontré pertinente hablarles a ustedes del presente y del futuro, de esos campos en los que aún podemos hacer y deshacer, en los que podemos forjar un mañana distinto desde un ‘hoy’ serenamente comprometido.
Escribía George Orwell en su novela ‘1984’ el eslogan del Partido Único con las siguientes palabras: “Quien controla el pasado, controla el futuro; quien controla el presente, controla el pasado”… y el resultado de ficción fue un mundo de esclavos en el que “el arte de olvidar” se convirtió en el objetivo de la Historia sometida a la lógica de la memoria impuesta o decretada por el poder político. Se trataba de obligar a la gente a comprender que se puede modificar el pasado de un día a otro, o de una verdad a otra… y es en esto en lo que quisiera detenerme, en explicarles que debemos ser dueños de nuestros días individuales y sociales, que no debemos dejarnos llevar por el atractivo olor de las adormideras políticas y mediáticas, y que debemos tomar partido decidido y diario por un Humanismo real que nos lleve a dejar un futuro lleno de dignidad y justicia a quienes nos sustituyan en el devenir humano.
Lo que sucedió con Pedro Mirón y sus cinco compañeros de muerte, lo que sucedió con el padre del compañero Miguel Miñana o lo que sucedió con mi abuelo Felipe y los bejaranos que fueron asesinados junto a él… debe ser un pasado que, por dignidad, debe dejarnos una marca indeleble, pero que no puede oscurecer los caminos abiertos hacia el futuro, convirtiéndose en monotemas obsesivos de una vida, sino que deben ser un hermoso punto de partida para comenzar a configurar un futuro mejor y más justo.
Desde esta premisa, solo quiero que entiendan todos ustedes que en nuestra memoria hay hombres que sufrieron y murieron por sus ideas y por dejarnos un mañana más vivible [hoy se patentiza y se da homenaje al hombre Pedro Mirón como representante de todos ellos], pero que tambien hoy mismo, a esta exacta hora, hay miles de hombres y mujeres que están sufriendo y muriendo por situaciones tan injustas o más injustas que aquéllas que llevaron a nuestros cercanos genéticos a la muerte violenta… y debe ser nuestra responsabilidad dar fe diaria de la memoria de todos esos hombres y mujeres que hoy son víctimas de la injusticia más absurda… eso se lo debemos a nuestros muertos, a Pedro Mirón, al padre de Miguel Miñana, a Felipe Sánchez Barbero y a todos los bejaranos que dejaron su vida en aquel absurdo del odio [permítanme que en este punto deje también un emocionado recuerdo a los familiares asesinados de mi amigo Ramón Hernández Garrido]… y no hay que tener cierto statu ni pertenecer a organizaciones fuertes… simplemente hay que tener la voluntad individual y diaria de trabajar por mejorar nuestro entorno con energía y con responsabilidad.
Verán, gracias a la memoria de mi abuelo Felipe y a su impronta, he tenido la suerte de embarcarme en proyectos solidarios locos en África y en Latinoamérica, y he podido ver sobre el terreno el sufrimiento enorme de una cantidad ingente de personas en este siglo XXI, todo por causa de las más flagrantes faltas a los Derechos Humanos… comunidades enteras que no tienen agua clorada para beber mientras se dejan la vida buscando diamantes, coltán, tanzanitas, zafiros… para que se enriquezcan algunos magnates del primer mundo… niños comiendo de la basura en los kilométricos basureros peruanos… mujeres soportando familias de más de diez miembros, mientras son presa del Sida o la malaria… situaciones que tendrían un arreglo fácil con el compromiso diario de mantenerlos en nuestra memoria cercana y de tomar una actitud reivindicativa y de acción, en ‘hacer’ en vez de dejarnos ‘estar’ en ese adormecimiento que es regalo constante del sistema capitalista y que nos llega a todos los sentidos desde la máquina mediática.
Estoy seguro de que si Pedro Mirón estuviese hoy entre nosotros, avalaría punto por punto mis palabras y nos arengaría decididamente a ser militantes del Humanismo positivo, nos diría con claridad que ayudando a un solo hombre, estaríamos ayudando a toda la Humanidad… ésa debe ser nuestra opción y nuestro compromiso.

Yo siempre quise ver a mi abuelo Felipe en su lugar natural, entrando en la casa familiar después del trabajo y besando a su mujer y a sus hijos, sentándose a la mesa común para compartir la comida del día y sonreír con las ocurrencias de sus chiquillos, que eran como lagartijas… verlo en aquella casa en la que viví un montón de años junto a mi abuela Antonia como un esposo y un padre normal, como mis padres, como yo con mi familia… pero no fue posible, porque se cruzó una ráfaga de ira que pilló a demasiados hombres normales, a demasiados hombres justos en lo mejor de sus vidas… una terrible bocanada de odio que rompió vínculos preciosos y necesarios para aquellos chiquillos… y también para todos nosotros.

Hoy, emocionado, les presento el trabajo de un hombre que ha tenido el coraje de echarle un montón de años de su vida a conocer la verdad de su padre, que no ha cejado en su empeño de luz a pesar de las múltiples barreras que pretendían hacer mella en su voluntad de conocimiento. El resultado es francamente gozoso, pues no puede existir mayor gozo para un hijo que el de saber que su padre fue un hombre justo, un humanista impecable, un empeñado en conseguir un mundo mejor para todos y un socialista íntegro y capaz del sacrificio personal por sus ideas.

Mi abrazo fuerte a Higinio por haber conseguido esta meta tan alta en su vida y mi agradecimiento por la generosidad de ofrecernos la vida de Pedro Mirón en palabras exactas, un legado que dejará tocado de futuro y ganas de lucha a quien penetre en él.

Gracias.

Literas en Perú.


Así dormía hasta hace una par de semanas la familia de Yarita Denís, todos en esta cama.

Yarita estrenando su litera. Mirad dónde queda el tejadillo de
su habitación.

Otro becado junto a su hermana en su nueva litera.
Se aprecia la limpieza de los niños y el trabajo de
su madre en la habitación. Esto es muy gratificante.


Esta mañana, cuando llegué a mi estudio para darle el último pulido a mi intervención en la presentación del libro de Pedro Mirón en Béjar, me encontré en el correo gran cantidad de información gráfica del Perú referidas a nuestras becas solidarias SBQ, imágenes que han conseguido que se me salten las lágrimas de emoción y que mi ánimo crezca desmesurado. Nuestros primeros becados ya tienen cama en sus hogares [a cada uno se le ha entregado una litera de madera de cedro –que es de las más resistente al paso del tiempo y a la acción de la carcoma–, dos colchones y ropa de cama que consiste en dos juegos de sábanas y dos edredones]. Por absurdo que parezca en nuestro primer mundo, el que los niños puedan dormir en camas individuales dignas les propicia un cambio cualitativo importantísimo en sus vidas, ya que hasta ahora dormían en grupo junto a sus padres y hermanos, y lo hacían sobre alfombras o en colchones viejos extendidos en el suelo.
Ver el comparativo del antes y el ahora de esas casas y de esos niños es francamente emocionante, y hasta cómico en algunos casos, pues hay becados que tienen sus literas justo rozando el techo de su ‘ranchito’ –han tenido que adaptar la casa a la litera– y otros que se han enfrascado en la infantil discusión del ‘yo duermo arriba y tú abajo’, que se ha tenido que solventar colocando abajo al niño que aún tiene incontinencia nocturna.
Las casas empiezan a verse más limpias y colocadas [algunas ya lucen pintadas de blanco] y los niños se les aprecia limpios y arreglados por sus madres... esta cambio producido en solo unas pocas semanas me parece importantísimo de cara al futuro de los niños si conseguimos con las constantes visitas de inspección que se extienda en el tiempo. Creo, por tanto, que nuestra labor está siendo francamente positiva, y que aún me resulta poco menos que mágico el que con una cantidad tan pequeña entregada en nuestro mundo [180 euros al año por niño] podamos estar consiguiendo tan magníficos resultados.
Hasta el día de hoy, y después de algo más de un mes de campaña, tenemos becados a once niños, pero hay un montón de ellos que todavía no pueden acceder a nuestra ayuda, y es en este punto donde vuelvo a solicitar de la sensibilidad de quienes leen estas palabras, el que hagan un pequeño esfuerzo y tomen la decisión de financiar a alguno de nuestros chavalillos.
Todo ello va complementado con la compra de una fotocopiadora que hace unos días hemos entregado a la Institución Educativa número 1579, de Río Seco, en El Porvenir de Trujillo, donde están localizados nuestros becados. El hecho de contar con esta fotocopiadora consigue que la población escolar de 140 alumnos que allí se atienden [todos con verdaderas necesidades] no tenga que preocuparse por el material escolar impreso, ya que se les facilitará sin gasto alguno.
Así que se me sale la felicidad por los poros de la piel... mil gracias a Lorena Pajares y a toda su gente en Perú, que están trabajando duro para concretar el éxito de esta labor solidaria.


Reyna y Juan Manuel ya estrenaron su litera y están felices.
Además aparecen limpios con su ropa nueva.
Su vida ha cambiado un montón.


La familia Orihuela Conovilca ya no duerme
en el suelo sobre una manta, como puede
apreciarse en una de las fotos.
La madre ha pintado la casa de blanco
con ayuda de SBQ Perú, y los niños
ya tiene sus camitas individuales.
El cambio es asombroso.
En las fotos están Ana Claudia y Mª Belén.

Fotografía del acto de entrega de la fotocopiadora SBQ a la Institución
Educativa Nº 1579 de Río Seco, en El Porvenir de Trujillo.





Friday, October 8, 2010

Los túneles perdidos del Palacio Ducal bejarano.

Torreón del Palacio Ducal con el hundimiento abajo.

De chiquitillo, cuando salía de mis clases en el colegio Salesiano, perdía un buen ratito, antes de ir a mi casa, en los alrededores del Palacio Ducal bejarano. Entre los críos corrían mil historias de pasadizos subterráneos que daban salida de urgencia desde el palacio a distintos puntos de la ciudad y nos agrupábamos ante algunas oquedades de los muros que daban base a los torreones para fabular e incluso para ver cómo algún atrevido se metía uno o dos metros en aquella oscuridad tenebrosa y estrecha.
Ayer, en mi curioso pasar y por esa metichería que siempre tenemos los que llevamos el prurito de la escritura, escuché durante el café de la mañana que se había producido un hundimiento al lado de uno de los torreones del Palacio Ducal y corrí a pillar mi cámara y me acerqué hasta el lugar. Allí, bajo el torreón en el que se ha instalado una cámara oscura hace un par de meses, había unas protecciones frugales que rodeaban un agujero de unos tres metros de diámetro y que tenía una profundidad aproximada de dos metros. Mi reflejo inmediato fue el de tomar unas cuantas instantáneas para dejar constancia del hallazgo, ya que me temía lo que exactamente ha sucedido, que el agujero ha sido tapado de inmediato, no sé si por recomendación de Patrimonio o simplemente por evitar alguna desgracia fruto de esa curiosidad que nos come siempre a todos.
En el fondo del hundimiento había una estructura de mampostería en esquina que daba paso a dos túneles o pasadizos de una altura considerable y de un ancho aproximado de un metro y medio cada uno. Uno de ellos estaba reforzado en su entrada con una losa plana de granito y su forma es rectangular, mientras que el otro presentaba una forma de arco. Las paredes interiores son de roca irregular y parecen algo pulidas. El caso es que me emocioné con la vista de aquello sobre lo que tantas aventuras me había imaginado de niño y tuve la suerte de dejarlo plasmado en las instantáneas que os dejo.
Disfrutadlas.

Túnel con una placa de granito en el techo. Va en dirección
a los soportales de la Plaza Mayor.

Pueden apreciarse las entradas de los dos túneles. El de la derecha lleva dirección
transversal al patio del Palacio Ducal.












Un abrazo para la familia Barrios Barbero

Me llamó You con la voz tristona para darme la mala noticia del fallecimiento del padre de Pepe y Mónica Barrios, un tipo jovial al que recuerdo con mucho cariño y del que me ha quedado en la memoria su postura ética y su pensamiento de izquierdas con una profunda base social, un pensamiento que extendió a  sus hijos para conformarlos en trabajadores por la solidaridad y las causas de la justicia y el humanismo... su imagen me aflora siempre sonriendo mientras bajaba la cuesta empinada de Las Olivillas, la parada cortita que indefectiblemente hacía al encontrarme, los saludos pertinentes y los comentarios urgentes del estado de las cosas... no puedo asimilar a esta hora que un tipo con su fortaleza y con esa jovialidad tan envidiable haya sido pasto temprano de la que se cobra las últimas facturas.
Un abrazo para mis amigos y el recuerdo imborrable y emocionado de aquella sonrisa franca y directa.

Thursday, October 7, 2010

Me encanta el escritor... pero me asusta el hombre

A Vargas Llosa llegué con la mente abierta, joven y sin saber de nada, y me quedé pasmado, lo confieso... andaba muriéndose el General cuando leí por primera vez “La ciudad y los perros”, y recuerdo que tuve un exceso Cafrune durante la lectura de “Pantaleón y las visitadoras” en la buhardilla de la calle Meléndez salmantina... más tarde leí a Gabriel García Márquez y me gustó mucho más, además de que su propuesta literaria encajaba más en mi presupuesto imaginario y que entre las dos imágenes, siempre, preferí la de Gabriel por sentirle más normal, menos afectado. Y la agresión de Vargas Llosa a García Márquez en 1976, durante la presentación de la película “Odisea en los Andes”, hizo que me decantara decididamente por GM.
Hoy me alegro por las letras peruanos y por las letras hispanas [reconociendo públicamente el mérito literario de Mario VLl], pero la edad ha terminado dejándome el mismo regusto amargo con VLl que con Camilo José Cela, ambos arrimados siempre al poder y al dinero, circunstancia que me deja cierto malestar. Vargas salió del armario político en los años ochenta y mostró su cara de bicho liberal, haciendo público su alineamiento con los sectores de la derecha latina y dejando huella con un suceso que aún no ha podido borrar de su currículo, el haber sido el presidente de la comisión que exculpó a los militares asesinos del ‘Caso Huchuraccay”, que supuso la muerte violenta de ocho periodistas que investigaban la masacre de Huaychao [unos años más tarde se demostró que todos los exculpados habían participado en los asesinatos], eso y que en 1987 encabezó la lucha política contra Alan García en su intento de nacionalizar la banca peruana [circunstancia que a mi entender habría traído días difíciles al Perú -más difíciles-, pero que suponía una apuesta valiente por parte de AG]... del resto, solo decir que se considera amigo íntimo de José María Aznar [y viceversa] y que solicitó la nacionalidad española [que la tiene] para vivir fuera de un país que le necesitaba y le necesita, pues no está sobrado de figuras influyentes que lo representen y lo hagan crecer.
Así pues, me encanta el escritor... pero me asusta el hombre.

Wednesday, October 6, 2010

Arturo

Siempre, a eso de las nueve y cuarto de la mañana, cuando voy a tomar café, se pide una copa de coñac y una cerveza, ambas a la vez, y se sienta tranquilito a ver la tele en un taburete. A esa hora hay siempre un noticiero y suele hacer comentarios en alto sobre los vídeos que acompañan a las noticias... si sale Rajoy con una corbata verde fosforito, se descojona él solo de risa y dice que a dónde quiere llegar ese tipo con una corbata de ‘los chinos’... si sale Zapatero, se arranca con cosas como 'esto no es nada serio comparado con Alemania'... pero hoy fue espectacular, pues al llegar se acercó a mi grupo cafetero y empezó con esa martingala suya constante de que en Alemania todo es mejor, que allí nadie escupe en la calle, que allí no se detiene a ayuntamientos completos por robar, como aquí sucede; que allí te multan solo por doblar los billetes y que todo el mundo saluda y se despide al entrar y salir de cualquier sitio público... y de pronto se arrancó con una carcajada enorme y comenzó a contarnos que cuando trabajó de pintor en Croacia, le encargaron pintar en una carretera el nombre de un bar cercano junto a la bandera de Croacia y repetir esas pinturas hasta la justa entrada al local desde un cruce... pintó todo y de pronto le llamaron a voces algunas personas que pasaban por allí y comenzaron a increparle... él no entendía muy bien el idioma y no sabía qué sucedía, hasta que llegó su jefe y con las manos en la cabeza le ordenó que borrase inmediatamente todas las banderas, pues no se le había ocurrido otra cosa que pintar banderas de Serbia en vez de las de Croacia, que tienen los mismos colores, pero en distinto orden... y se salvó por los pelos de un linchamiento. Y reía como un niño mientras mezclaba coñac con cerveza... “y luego me llamó un payaso para que le pintara al perro... como te digo, al perro del payaso le tenía que pintar yo... oye, y que me quedó de maravilla... fíjate cómo me quedaría, que empezaron a venir de todos los lugares cercanos montones de croatas con perros para que se los pintase... ¡media generación de perros croatas he pintado yo, coño!” y seguía riendo y contando cosas sobre Alemanes pulcros y educados y croatas locos como cabras... le dejé contándoles más historias a mis amigos, pues tenía que empezar mi trabajo del día.
Fue un comienzo de jornada soberano... y todo gracias a Arturo.

Monday, October 4, 2010

Me miro...

Me miro por el caleidoscopio de mis hijos y enfoco lo que soy, de dónde vengo, cómo gesticulo, de qué carezco y en qué me puedo explayar... mi hija es exactamente igual que yo, el mismo carácter, la misma sonrisa, el mismo trazo irónico, la misma falta de concentración y el mismito dejarlo todo a medias... y la misma mala leche. Mi Felipe es mis gestos exactísimos y ese yo tan perverso cuando no estoy para nadie [y muchas cosas más que no me apetece contar en estas páginas]... y mi Guille exactamente el niño que fui, la ilusión constante por todo y por todos, la fabulación llevada a sus máximos extremos, la desgana a veces y la obediencia inmediata a quien se debe obedecer, el mundo imaginado y los dibujos, los constantes dibujos en cualquier papelino.
En los tres hay también un trazo lógico que convive con un punto tragicómico de locura espasmódica que sé que me pertenece... y me siento culpable y orgulloso, acojonadito completo por el futuro que les viene a molestar esos trazos genéticos que pueden sumirlos sin más en cualquier derrota... pero confío en el tiempo y en que sepan sacarle jugo al paso... ayer me dijo un amigo que tiene un pariente que educa a sus hijos para ser malos, para ser personas detestables en convivencia, auténticos cabrones... y me comentaba que quizás su pariente los esté educando bien para que tengan una vida cómoda [me lo decía con la boca chica, claro, que le conozco]. Yo no he sabido conseguir que mis hijos sepan sacrificarse, que pongan orden en su vida y en sus estudios, que piensen en hacerse un futuro poco a poco y que se planteen metas cercanas y lejanas... pero creo que son buena gente, que sienten algo por los demás y comparten lo que tienen con quien haga falta, que ayudan si hace falta y a quien haga falta, que se preocupan cuando ven el mundo roto de los hombres y hasta sueltan alguna lágrima ante las tragedias humanas que les rozan [sean pequeñas o grandes]... y eso ya es algo... serán presa de esos cabrones que ahora son crías de fascista, pero nunca dejarán de ser buena gente... lo sé... estoy seguro.

Sunday, October 3, 2010

Que vuelva la astenia...

Que vuelva la astenia, coño, que vuelva... que estoy amordazado por el trabajo continuo y tedioso, que no puedo ni hablarme a mí de mí mismo en estos días... que vuelva la astenia con estas lluvias nuevas que van limpiando todo con lamidos de agua, que vuelva con los vientos racheados y las hojas rindiéndose al otoño, que vuelva igual que se fueron los pájaros a tierras africanas hace unos cuanto días, que prefiero estar quejándome de no saber escribir antes que de no poder intentarlo... y lo sé, claro que lo sé, que soy un culo de mal asiento y tan pronto me amohíno porque no tengo curro, como me cabreo porque el curro me abrasa.
Estoy saliendo de unas semanas locas de maquetaciones y diseños urgentes... y también de algunos malos rollos que tienen algo que ver con los celos profesionales [es de lo peor que conozco el que un tipo al que no conoces, y con el que jamás te has cruzado, se empeñe en fastidiarte porque decide de pronto que le pisas su terreno... sin pisárselo, claro]... y eso, que creo que estoy saliendo, aunque no acabo de salir... y no he corregido aún las galeradas de mi novela ni he podido poner al día los informes de becas SBQ.
Valles y montañas, altibajos, desequilibrios y equilibrios infinitesimales... pero siempre un horizonte hacia el que caminar, ese horizonte que se aleja un paso a cada paso que doy.
Eso, que no he tenido fin de semana este fin de semana... y estoy entre agotaíno y que muerdo.

Saturday, October 2, 2010

Woman at the window, paintings

Kelly Paige Standard



Oksana Zhelisko



Liana Bennett



Iain Faulkner



Ben Snijders



Karol Kostjan




Pino




Guy Pene du Bois




George Wesley Bellows




Carlo Maria Mariani




Bo Bartlett





Konstantin Korovin




Valentin Serov




paintings of Young sewer at the window by Felix Vallotton
Felix Vallotton



http://farm1.static.flickr.com/219/502273854_9d65673b0a_o.jpg
Childe Hassam




Edgar Degas 1834-1917 Woman at a Window 1871-2  Oil on paper
Edgar Degas





Elwira Kubinska



http://2.bp.blogspot.com/_6M2E6dGLXfw/Sw1fkE8iEHI/AAAAAAAALsY/oafT6O9KYCE/s1600/Pierre+Bonnard.+Young+Woman+Before+the+Window.+1898.+Oil+on+canvas.+Private+collection..jpg Pierre Bonnard



Frederick C. Frieseke



Samuel W. Yeates



Linda Kyser Smith



Henri Matisse



Damian Ktaczkiewicz



If image does not appear, please refresh your browser
Alia E. El-Bermani



Meadow Gist


Nigel Van Wieck






Cansada de rodar,
de soñar apariencias,
de debatirse en vano
ensayando posturas de defensa o de ataque,
de convertise en otra,
esa mujer perdida por Manhattan
se ha escondido en un cuadro de Edward Hopper,
se ha sentado en la cama de una pensión anónima
y ya no espera nada.

Sin abrir tan siquiera la maleta,
acaba de quitarse los zapatos
porque los pies le duelen,
y se ha quedado sola entre cuatro paredes,
condenada a aguantar a palo seco
esa luz de la tarde ya en declive
que se filtra en la estancia
veteada de brillos engañosos,
con los brazos caídos y la mirada estática,
clavada eternamente de cara a una ventana
que de tan bien pintada parece de verdad.


  • Carmen Martín Gaite





Edward Hopper



Catherine Abel



Loic Allemand




Morgan Weistling



Danielle Duer




Winslow Homer




Inna Tsukakhina



Jean-Léon Gérôme



Viktor Borisov-Musatov



Jeremy Lipking



Joseph De Camp



Henri de Toulouse-Lautrec



Gustave Courbet



Gianni Strino



George Friedrich Kersting



Francois-Emile Barraud



Fabián Pérez


Alineación al centro
Edmund Charles Tarbell



Claude Monet



Andrew Wyeth



Christopher Pew



Childe Hassam



Kimberly Dow



Mary Cassatt



Max Buri





Mike Worrall



Paul Gauguin



Camille Pissarro



Berthe Morisot



Bartolome Esteban Murillo



Anwen Keeling



Richard S. Johnson



Salvador Dalí



Robert Lewis Reid




Jack Vettriano



Anders Zorn



Alfred Stevens


Pilar Ríos



Gianni Strino




Bryan Larsen



Louis Comfort Tiffany



William Whitakerthe



William John Montaigne


....